Ya estamos de vuelta…

Quince días junto al mar en una tienda de campaña con la familia han sido una terapia maravillosa. Nunca he sido muy de playa en verano. Para mi el mar es el lugar natural para pasear triste y en invierno. Hace bien poco que la redescubrí alegre y en verano y me sienta muy bien.

Largos ratos de castillos de arena y agujeros buscando agua. Estoy seguro que en el algun lugar ya hacen outdoors con ejecutivos, terapia alternativa o meditación gracias a unos cubos, una pala y toneladas de arena junto al mar. A mi me funciona. Además luego me quito la suciedad mecido por las olas, a veces solo, a veces en compañia de la pequeña. Hummm

Os he seguido a varios y varias en facebook. He visitado muy poco blog. La conexión era terrible y cara. Me escapaba de vez en cuando y en pildoras de 20 minutos. También me ha dado para relativizar esta conexión permanente. Necesito dar más equilibrio a mi presencia en internet, el placer que me da la lectura, escribir, la fotografia, cuidar de los mios,…

leí a Saramago. Me gusta, me gusta, me gusta. En el viaje del Elefante más divertido si cabe después de haberse encontrado de frente con la muerte. Leí a Hellinger y disfrute y me fui a profundidades locas, logicas y todo lo contrario.

De estas profundidades me rescató (o me sumergió aun más en ellas) la muerte de Iñaki. Apenas habian pasado 15 días desde que conocí su enfermedad y ya se habia marchado. Hacia tiempo que no compartiamos vidas. Cada uno en su barrio, personalidad y batallas. Fuimos compañeros de aventuras muchos años y compartiamos necesidad por dar vuelta a la realidad y hacerlo junto a buenos amigos y amigas. Su muerte me despierta un montón de ideas y emociones. Tantas que no sabría hacerlas caber en este lugar. Gracias Iñaki y también en tu honor viviré plenamente.

Adentrandonos en Agosto llegan las fiestas. Ya he colgado varias fotos en Flickr de las fiestas del puerto viejo de Algorta. Desde hace unos años acompañando a los pequeños de la casa y junto a la cuadrilla de mis hermanos. Este año ganaron el concurso de bajada infantil. Mi hermano tiene una capacidad y tenacidad capaces de convertir un dragon chino unos cartones y unas telas.

dragon
dragon_portuzaharrekojaiak by gallas

Y en unos días Aste Nagusia en Bilbao. Ya llegaron los piesnegros con sus perros y sus flautas…

A horas de meter los pies en el agua

asier+verano by gallas
asier+verano by gallas

Ya he cambiado mi avatar de Facebook por el de «modo verano«. Una foto del trabajo conjunto Maren+Aita en las playas de Asturies. Estas ultimas semanas han sido un poco como las que cuenta Richard en su blog.  Primeros calores, algun helado, encuentros con amigos que no veía hace tiempo, conciliando ocios y trabajos con el cuidado de los pequeños,…

He vibrado con muchas cosas que he ido encontrando en la red. Muy inteersante el concepto de gestores de comunidades que nos trae Iñaki Ortiz. El día que me pidan definir mi profesión diré algo asi. Enrique Sacanell nos lleva a los retos del sistema de servicios sociales en clave de encuentro y suma de esfuerzos. Parte de una definición del objeto del sistema de Fernando Fantova y pregunta por quién, qué y cómo quedará como «camión escoba». Me provoca, con los cansancios y tareas de Julio no me ha dado el cuerpo para construir una respuesta interesante. Este es un reto personal. Luego muchos enlaces sobre dospuntocerismo y las herramientas-internet al servicio de la construcción de redes. Tenemos programado un curso online y ando poniendome al día. No soy un experto tampoco en esto. Un tipo curioso (me hago con expresiones que me encajan maravillosamente y no me pertenecen) al que le gusta sistematizar lo que va aprendiendo. Más en mi delicious.

Ayer concierto de Bruce Springsteen en San mames. Estuvo genial. Tres horas de concierto. Un espectaculo. Sonaban brutal, R&R del bueno. Y luego una puesta en escena llena de guiños clown. Seducción (mujeres en volandas), ternura (infante de entre el publico terminando sus estribillos al microfono), generosidad (conté hastra tres harmónicas regaladas entre los fans), teatro (derrengado en el suelo mientras su compañero -para mi siempre Silvio de «Los soprano»- le duchaba literalmente), improvisación (maquillada seguro pero impresionante como iba eligiendo las canciones de entre los carteles de las primeras filas-vip-), producción perfecta también de imagen en unos pantallones que nos acercaban al Boss. Mis piernas me recuerdan que ha sido algo parecido a un exceso pero que me quiten lo «bailao» (y nunca mejor dicho).

Hoy madrugar un poco y comenzar a preparar maletas. Ir de camping tiene algo… que no se lo deseo a nadie. El montaje y el desmontaje son terribles. El ejercicio de tetris para llenar el maletero digno de ingeniero/a de la N.A.S.A. Este año no encuentro las aletas de buceo… 

Nos recordaban, ya no recuerdo el enlace, la necesidad de controlar el listado de libros y hacer previsiones razonables. Creo que no lo he conseguido aunque nunca se sabe. Además todos están ya empezados. Han sido unos meses de zapping mental absoluto y eso se nota en todo. Esta es mi selección:

«Órdenes del amor» de Bert Hellinger

«El viaje del elefante» de José Saramago

«Siete casas en Francia» de Bernardo Atxaga

Si me diese tiempo de Manuel Vázquez Montalbán, el «Quinteto de Buenos Aires».

Son solo quince días y estos mis objetivos para la lectura nocturna después de acostar a los vastagos y sin TV de por medio. Había más esperando, entre ellos un par de ellos de Bauman. Quizás a la vuelta…

Y esto es lo que hay hasta dentro de unas semanas. Actualizaré algo a través de twitter y twitpic. A recuperar profundidades, contacto con la tierra y uno mismo. Felices olas, paseos, lecturas, caricias, …

pies en el agua by gallas
pies en el agua by gallas

Síndrome prevacacional, postvacacional y su oportunidad

Los días de calor asfixiante me recuerdan a los meses de agosto en La Rioja. El entorno parece el mismo pero no lo es. La hierba se vuelve marrón, los cielos se descubren y además azules, las pocas nubes también han cambiado y se parecen a otras que descubres buscando el sur, la luz hace que fachadas de siempre parezcan postales,… Y lo más importante, uno mismo baja el ritmo. Ir más rápido significaría comenzar a sudar y sabes que no hay vuelta atrás. Eso es definitivo, tú cambias de ritmo y todo cambia.

passiflora by gallas
passiflora by gallas

Dentro de un mes todos (o muchos y seguro que yo entre ellos) hablaremos del síndrome postvacacional. Unos dirán que no existe, otros que ya han descubierto el coctel pastillas-terapia apropiado para responder a esta realidad, unos desde la perspectiva más productivista, otros pensando en los ritmos que nos ayudan a ser más humanos, también habrá quién nos recuerde lo importante de la tarea para descubrir el placer del descanso.

Yo empiezo a sufrir cierta cara de este síndrome antes de pisar la playa. Es como si me pusieran a “la madre de todas las comidas” delante y comenzará a pensar en mi sobrepeso y sus consecuencias.

Tengo la sensación de que en verano llegamos a un estado de lucidez tan extrema que al volver al cotidiano todo chirría y no parece en su lugar óptimo. Mi teoría más profunda liga desnudez con sabiduría. Cuanto más estén en contacto tus pies con la arena, cuantas más horas entren en contacto tu piel con el sol, el agua, la hierba, cuanta menos ropa te cubra,… más sabio vuelves y también a tu puesto de trabajo.

Creo que esta prevención mía tiene que ver con la dificultad de hacer un espacio en nuestras organizaciones a estas “nuevas personas”.

Nos puede costar un poco más esforzarnos después de haber puesto como prioridad el placer pero eso es oportunidad. Más te costará afrontar las tareas más mecánicas y extrañas y más capacidad tendrás de aportar desde otros lugares más frescos y creativos.

El verano y las vacaciones varían a las personas de nuestros equipos. Es un buen momento para aprovechar esas sensaciones más lucidas, miradas que conocen el saberhacer y la historia de nuestra actividad e identidad y además son capaces de verlas con otros ojos diferentes.

Las sesiones de planificación o reajuste de la misma tras el verano son un lugar muy interesante para descubrir caras ocultas de nuestra actividad y seguir creciendo como entidades y personas. Incluso las aportaciones que podemos pensar más salvajes y al límite nos dan información muy valiosa.

Yo empiezo a ser más listo el primer día que me pongo unas sandalias. Por el contrario mis pies me dan la información de que algo empieza a no ir bien cuando vuelve el calcetín y el zapato. El reto sería algo así como prolongar la sensación de frescor-lucidez y tener un buen armario repleto de zapatos y sandalias en nuestros lugares para combinar diferentes maneras de entender las situaciones y cuidar a las personas y a su parte más creativa.

A zambullirse en el mar…

Cerca del verano; cuadernos de viaje

Va llegando el tiempo de bajar un poco el piston, centrarme en el cuidado propio y el de mi gente y disfrutar del tiempo (bueno y malo)

Aprovecho esta epoca de movernos y conocer otros lugares para compartir con vosotros y vosotras otra de mis pasiones en la recreación con pildoras de arte; los cuadernos de viaje.

No recuerdo de dónde viene esta fijación.blain_carnets_polaires_cvr Seguro que algo se mueve recordando garabatos de la infancia. Yo siempre he dibujado, siempre. También lo hacia en verano, en cuadernos viejos que encontraba en la casa de veraneo de mis abuelos. Quizás eso…

Alguna vez me he propuesto hacerlo de mayor. Algunes apuntes pequeños en la playa, aquel viaje a Turquia que me aventuré a hacer solo (al final estuvo lleno de encuentros que fueron una delicia)…

amsterdam

No hay mucho publicado en castellano. Solo desde hace poco más de un año la editorial Anaya se ha embarcado en un proyecto precioso y se ha lanzado a publicar algunos cuadernos. Yo tengo varios, fueron los regalos de cumpleaños (de esos que pides de alguna manera)

Casterman es pionera y tiene libros muy cuidados y diferentes. Desde los dos de Christophe Blain (yo tengo «Carnets polaires» y es una gozada) El de Estambul de Jacques Ferrandez es muy especial, acuarelas rapidas combinadas con dibujos más cuidados.

El cuaderno de viaje de Craig Thomson editado en castellano por Astiberri es otra propuesta. Esta vez en blanco y negro y con el toque «blankets» tan agradable y propio. También sin color (a veces la fuerza del dibujo me estremece más que el color) es la propuesta de Joaquin Lopez Cruces; «Por el camino yo me entretengo«

Cais das ColunasBelo Horizonte y carta de Lisboa del gran Miguelanxo Prado. Sobre todo el ultimo con ese rinoceronte de la torre de Belem andando entre las aguas y los tranvias volando entre las calles. Hummm

Hasta Bilbao cuenta con un cuaderno y bien interesante; Bilbotik Bilbora de Eugenio Lasarte y cia.

MARAVILLOSA la pequeña edición con apuntes de Africa del grandisimo Jose Luis Zumeta. Este fue regalo de Mikel. Eskerrik asko

Hay una bienal francesa dedicada a este arte. Cualquier año me acerco hasta allá para disfrutar de estas maravillas. Aqui encontrais mas información.

Proceso U

Esta semana he participado en un curso de formación sobre “proceso u” organizado por Labein-Tecnalia.

Había leído sobre esta propuesta de Otto Scharmer, me atraía la idea de “liderazgo colectivo” y la propuesta de “Presencia” que construía el autor junto a un viejo conocido, Peter Senge.

Algo de esto hemos podido experimentar a lo largo de estos tres días acompañados por Javier Ruiz y Judith Flick.

Es una propuesta de matices y ha sido poco tiempo para digerir una parte pequeña de los mismos. El proceso recibe el nombre de la última de las vocales haciendo referencia a la representación grafica que asocian a la propuesta.

  1. Coiniciar. Descubrir el propósito común generando espacios de encuentros entre todas las partes implicadas en la necesidad (fundamental contar con los destinantarios/as finales de la propuesta).
  2. Copercibir. Conectar con cada una, el contexto y las necesidades en el terreno. Visitas, investigación,…
  3. Presencia. Estar presente, conectar, percibir, intuir, escuchar, reflexionar,…
  4. Cocrear. Generar prototipos, dar vida a las ideas, estar atento a otras propuestas y construir sobre estás. Buscamos relevancia, sencillez, tejer redes, responder a las necesidades,…
  5. Coevolucionar. Seguimos profundizando, priorizamos las acciones con mayor impacto y las generalizamos.

Todos estos pasos en tres fases-actitudes o “pequeñas u-s”; PERCIBIR (transformar la percepción), PRESENCIAR (transformarse a sí misma y la voluntad) y DARSE CUENTA (Transformar la acción).

Una propuesta de trabajo que quiere arrojar luz a cualquier proceso de construcción colectiva. Escuchando y trabajando sobre la misma me imaginaba su aplicación en procesos de participación ciudadana, desarrollos organizacionales orientados al cambio, proyectos conjuntos en trabajo en red,… También intuía su potencial en el acompañamiento a personas en contextos de coaching, supervisión, terapia,…

Intuyo un viaje importante hacia las profundidades de estas ideas. Tras este pequeño paseo son tres las ideas más sugerentes con las que conecto:

  • La idea de presencia. Esta abiertas al, en términos que utilizan en esta teoría, “futuro emergente”. Dejarse sentir y escuchar en silencio la situación, las potencialidades, intuiciones… La propuesta invita y pone estructura a algo esbozado en otras teorías y experiencias. El pensamiento lateral, lo inconsciente, creatividad, visiones holísticas,… Tienen su espacio, tiempo y propuesta metodológica.
  • Además un viaje colectivo. Ya he hablado en este blog sobre mis reflexiones sobre los viajes junto a otros y otras. Mi experiencia trabajando estos días con estas personas (un grupo encantador y diverso y otra experiencia de encuentro personal y construcción colectiva de conocimiento) vuelve a basarse en la importancia de las identidades personales u organizativas, en la importancia de generar un proceso de confianza y aclarar las necesidades comunes para viajes colectivos. Creo que puedo aprender mucho de esta propuesta de cara a liderazgos colectivos y construcción de trabajo enredado.
  • Conectar con la fuente. Con aquello que te hace vibrar, con el momento en el que fuiste consciente de esta pasión-vocación. Con tu mayor habilidad que te hace desplegar tu creatividad y saber-hacer.

En este enlace al que accedo desde la wiki del foro itaca podeis profundizar un poco más.

Hablar y callar

La semana pasada me comentaba un amigo algo así como que a las personas se nos había olvidado hablar. Que cada vez manejábamos un vocabulario más reducido y que nuestra capacidad para reflexionar y comunicarnos estaba en sus momentos más bajos.

Algo de lo que me contaba no me acababa de cuadrar. No era la primera vez que lo oía y además comparto la sensación. Es como si de todo lo que existe y pasa por nuestras vidas solo pudiéramos disfrutar de lo que abarcamos y conseguimos “dominar” de alguna manera. El lenguaje verbal es un canal privilegiado para revivivir y repensar. Hacer significativo lo que de otra manera pasaría sin más y además poder compartirlo.

Me pudo más lo que no me acababa de encajar y le dije que: “yo era más de la cultura del comic”.

Uso bastante esta expresión, y otras parecidas. Es como decir que “realmente de esto no sé, ni quiero saber”. En este caso decía algo así como: “Hay silencios que valen más que palabras”.

No es verdad que hablar y escribir, por si solas, te pongan en un lugar diferente al del resto de los mortales. Hay veces que es nuestra manera de escaparnos, de dar codazos para entrar en tal o cual grupo, quedar por encima,…

Es como discutir sobre lo que deberíamos hacer para mejorar la convivencia entre personas de diferentes culturas dando la espalda a una de las que llega del otro lado para vivir entre nosotros y nosotras. Comenzar a organizar una jornada de encuentro vasco-saharaui mientras se enfría un té berebere olvidado en una mesa. Pensar en talleres de cocina del mundo cuando no apreciamos unos dulces preparados por una compañera del norte de África.

Yo no tengo dudas. Ante eternas conversaciones para salvar nuestras vidas del infierno… agradecer un vaso de té dulce con unas deliciosas pastas de cacahuete.

Entornos colaborativos y estructura

Han pasado ya muchos años. En el contexto de una formación sobre comunicación y escucha con uno de mis maestros; Jesús Hernández Aristu. Habíamos realizado un pequeño ejercicio por parejas. Elegíamos un papel y sin hablar y utilizando los dedos para expandir diferentes pinturas, creábamos una obra de arte compartida.

txoria by gallas
txoria by gallas

Tras el proceso más creativo fuimos hablando sobre las diferentes resultados siempre desde la perspectiva de que lo que allí encontrábamos definido era un diálogo. Hubo gente que hizo hincapié en los colores, otros en el proceso, había quién completaba dibujos inacabados de su pareja, quién respetaba escrupulosamente lo del otro,…

Hubo uno en el que nos detuvimos un poco más. Una de las personas había dividido con una línea roja en dos partes iguales la cartulina. La imagen sugería división y desencuentro si no fuera porque a lo largo de la “frontera” habían ido construyendo dibujos casi simétricos y reconvirtiendo a la línea en un rio lleno de meandros.

Jesús nos ayudo a reflexionar sobre lo que había ocurrido en el dibujo. No puedo rescatar las ideas concretas pero si el poso convertido en aprendizaje. Algo así como que la definición de nuestros lugares, (cada uno el suyo) son un camino excelente hacia el encuentro y la creación común.

Hace unos días le explicaba a mi hija algo parecido. Le decía que iba a dibujar una línea roja y no iba a poder pasarla. Ella se sintió al otro lugar de una pared. Cuando se lo explique (si, suena raro estas metáforas usadas con una niña de 5 años pero este es el padre que tiene) comencé diciendo que para mí las líneas rojas no significaban “no querer estar con ella” sino poner encima de la mesa lo que yo necesito para estar mejor. Le estaba dibujando un mapa (el mío claro) para compartirlo y encontrarnos mejor.

harriak by gallas
harriak by gallas

Hablaba en otras profundidades con otra persona sobre la necesidad de diferenciarnos. “Yo aquí y tu allí”, “Esto es mío y eso tuyo”, “Este es mi lugar”,… Son frases que resonarán en algunos estómagos y en otros no. En el mío con muchísima fuerza.

Cuando pienso en organizaciones y recuerdo alguna propuesta de “trabajo colaborativo extremo” como las que últimamente provoca Julen Iturbe en su excelente blog, sale desde mis entrañas esta necesidad de definición de lugares, roles, funciones,… Solo así, desde la claridad que otorgan ciertas escalas y distribuciones (incluso físicas en el espacio) me puedo lanzar a la aventura de la transversalidad y la gestión de lo significativo. (Por cierto precioso post de Fernando sobre el efecto de los afectos). Para mi construir el nosotros tiene que ver mucho con construir el yo.

Quizás es que provengo de lugares con cierta necesidad de estructura y las provocaciones se dirigen a realidades más rígidas y rectilíneas y necesitadas de flexibilidad y curvas.

Por cierto a Jesús Hernández Aristu lo encontrais en www.gingko.es y también en universidad publica de navarra.