Gestión de la información: ecos de una experiencia

El próximo miércoles día 11 de Noviembre (competimos con el congreso sobre innovación y Tom Kelley de IDEO) se va a celebrar una presentación de un proyecto I+D+I financiado por bbk y realizado por Fundación EDE. El objeto del proyecto es testar la salud de los sistemas de gestión de la información en las entidades del tercer sector y comenzar a orientar las líneas de futuro de este reto compartido por las propias organizaciones, la administración pública y las consultoras sociales. Como soy colaborador de la casa hace un montón de años y todavía piensan que tengo algo que aportar me han pedido que dinamice la mesa redonda del segundo tiempo.

cabecera

He leído el informe y me parece un trabajo extenso, apoyado en un montón de material recogido de primera mano y que llega a marcar deberes para todas las partes. Por lo tanto acertado. Tras la presentación os facilitaré el enlace al lugar dónde lo alojen desde la entidad organizadora.

Según lo iba leyendo había partes de las tripas que se me movían y es que uno no puede despegarse absolutamente de su condición por muchos años de educador social y gestor de una pequeña organización sin ánimo de lucro. Y como en el último tiempo cada vez que me ocurre esto lo escribo lo hice. Y además como cuando pienso que le puede interesar a más gente (a veces aun pensando lo contrario) lo cuelgo en este blog.

Estas son algunas de las ideas que se me ocurrían y que las aporto como una visión complementaría a un texto que considero acertado en contenido y forma  y que enfoca la situación apuntando a lugares muy interesantes. Están referidas al sector no lucrativo pero creo que hay ideas que se pueden aplicar a otros terrenos.

Parte importante de la gestión de la información tiene un nombre bastante standarizado y generalizable; comunicación. Este Perogrullo me sirve para hablar de las dos dimensiones de este ejercicio de interacción; el contenido y la relación. A veces centramos nuestro trabajo en rescatar a la información como objeto y plantear entonces modelos de gestión. Creo que un abordaje del fenómeno como algo más complejo, subjetivo y comunicacional hacen al debate, la investigación y las propuestas más “reales”. Considero, en esta línea, muy acertados la intuición de la información como valor añadido en los posicionamientos estratégicos y en clave de proactividad y como elemento de cohesión interna.

Creo que estamos en un momento en el que la información está más disponible que nunca y en el que la estrategia tiene que ver no tanto con cómo hacernos con la información si no como digerirla, ordenarla y exprimirla para llegar a matices nuevos que nos sirvan para llegar a diferentes lugares. Por tanto la intuición de gestión de la información es clave.

Cuando hablamos de compartir información con la red tengo en la mente de manera continua las estrategias de construcción e innovación abierta tan desarrolladas en los últimos años en otros sectores, tan propias del asociacionismo más histórico y que tan escasas experiencias de construcción colectiva y mantenimiento de proyectos entre diferentes en el tercer sector que gestiona servicios ha propiciado. La web 2.0 y la reflexión sobre innovación abierta, I+D+I me parecen horizontes interesantes para volver la mirada a nuestros orígenes y valores.

También es importante ser conscientes de que muy a menudo, la innovación, la creatividad y las nuevas propuestas se viven como amenazas. Son la nueva información que cuestiona la existente y los cambios no son un reto interesante para nadie –familias, usuarios, profesionales, organizaciones, administración pública- cuando la precariedad y la inestabilidad son constantes. Un nuevo proyecto basado en un análisis real de demanda que no entra en las carteras de servicios en creación o en el reparto de competencias no existe en el mapa por importante que quede demostrada su pertinencia.

En los últimos diez años ha sido constante el interés por parte de las administraciones públicas con hacerse con el saberhacer de las organizaciones del tercer sector. A ritmo de tres encuestas al trimestre, grupos de discusión, foros de debate sobre tal o cual ley. La información más matizada y contrastada se halla ahora en manos de consultoras, administración pública y, de alguna manera, en las organizaciones que participaron en dichos procesos. Nunca hubo tanto material por escrito para conocer dimensiones, acciones, proyectos,…

Creo que algo que ocurre es que esta búsqueda de información ha servido para orientarnos hacia lugares más formales, medir impactos en base a números, plantear reajustes de peso en los servicios, mejora de condiciones laborales,… pero quizás hayan sido “escuchas vampiro”. De las que lograban mucha información pero poco valor añadido para las organizaciones. Respecto a estas, las que se sitúan cerca de las organizaciones y les acompañan en formaciones desde la experiencia, sistematización de proyectos, espacios para la supervisión y el desarrollo organizacional, no ha habido apenas reconocimiento, casi nula financiación cuando no barreras y fronteras.

Estas reticencias tienen que ver con la standarización en base a contratos de gestión de servicios dónde la gestión de personas (incluida la formación, porcentajes e incluso contenidos) y los procesos de evaluación, por poner un ejemplo, están absolutamente limitadas a lo establecido por el concurso público. Cuando una empresa de cualquier otro sector gana un concurso público o privado y dos maneras de producir entran en choque (con sus ISOS o cualquier otro sello que certifique calidad) se da una conversación que en el mejor de los casos acogerá lo mejor de cada una de ellas.  En este sector no es así.

Hay otro fenómeno que se sitúa también en contra de estos procesos de adentro hacia afuera. Algunas entidades del tercer sector, en un modelo de supervivencia que les obliga a crecer en servicios, y consultoras sociales han sistematizado su experiencia y la venden a la administración pública. Una vez comprada, por ejemplo cierto sistema de cuantificación de la tarea, se impone a todas las organizaciones gestoras de tal o cual servicio sin tener en cuenta lo que se estaba desarrollando con anterioridad. Es una manera de imponer criterios e incluso modelos de intervención.

Creo que en este tema también  tenemos que hacer un hueco a la participación de las personas usuarias. Creo que es clave entender a las personas con las que trabajamos como informantes privilegiados de su realidad y la de su comunidad. Y además como receptores de una información construida en una organización de la que forman parte –incluso si no se entiende así por parte de trabajadores y lideres de dicha entidad-

info-jornada-200911

Estas son algunas de las ideas que me surgían. A buen seguro alguna será material de debate aunque el texto origen apunta hacia otros lugares igual de interesantes o más. Nos vemos el miércoles 11.

Transparencia y buen gobierno

Voy a ver si le encuentro a este blog otra utilidad. Por ejemplo guardar cuatro apuntes de una jornada. De paso las comparto y quién sabe que pueda pasar.

La semana pasada participé en el seminario organizado entre Fundación EDE y Fundación Luis Vives sobre “Trasparencia y la rendición de cuentas en el Tercer Sector”.

pub-forotransparencia

Se trata del quinto tema en el que profundizan desde los foros del tercer sector en Luis Vives. Espacios de debate dónde reúnen a personas expertas en un tema y lo exprimen hasta generar un material que publican y luego socializan y contrastan en diferentes seminarios. Una propuesta más que interesante.

Aviso que no pude quedarme hasta el final y no os puedo transmitir el resultado del trabajo me conformaré con esas cuatro ideas más introductorias y certeras.

Comenzaban realizando un truco de magia con cartas para cuestionar la idea de transparencia. Hay muchas maneras de mostrar las cartas. A mí que me cuestionen el tema a tratar me gusta más que inquietarme. ;D

Aportaban datos que eran espectaculares. En 1965 existían en España 495 organizaciones no lucrativas registradas, en 2002 ya eran 260.092. No hay nada como la libertad de libre asociación… Aunque algunos pensareis, acertando, que la actividad sociopolítica en “negro” era en los sesenta muy importante en forma y número. De todas formas significativo.

Traían un nuevo concepto para seguir profundizando: ACCOUNTABILITY. Entendiendo que es un concepto que une las ideas de transparencia y rendición de cuentas. Yo lo percibí como una actitud, un compromiso contraído con la comunicación de los detalles de la gestión del dinero, de las actividades realizadas y la organización interna de las entidades.

El facilitador continuaba explicando lo que para él era algo que solo ocurría en este sector; un escándalo en una entidad salpica a todos. Una compañera ya se encargo de recordar que eso ocurría en otros sectores –puso como ejemplo los bancos pero quizás no era acertado librar de sospecha a este sector-.

Cuando hablamos de opacidad y escándalo varios miraban a la persona delegada desde Anesvad. Espero que fuera saliendo del marcaje. Me constan los esfuerzos de esta organización por coger nuevos rumbos, conozco a una de las nuevas tripulantes y solo puedo hablar maravillas de ella. Animo!!

Escuchaba que desde el tercer sector no se cuida la comunicación, la imagen, la marca… Yo pienso que, la de este sector, es una actividad que se basa en el vinculo, en la confianza, en la relación,… que los proyectos que se dinamizan desde las ONL son producto de acuerdos entre diferentes buscando un mismo objetivo. Administración pública, las cajas, empresas privadas, voluntariado, profesionales, entidades sin ánimo de lucro,… Esta apuesta por la transparencia podría reforzar esta confianza y ayudaría a llegar mejor y más alto desde redes más extensas y fuertes.

De nuevo se discutía sobre la necesidad de explicar más aun la gestión de servicios públicos por parte de la iniciativa privada sin ánimo de lucro. Igual es una necesidad en otros lugares pero yo creo que en la CAPV esto es una realidad y habrá que tener cuidado porque no deje de ser natural. Aquí a veces la discusión está en la imagen compartida o no de algunas puertas. En otros sectores lo tienen mucho más claro; la plaza de mi barrio lleva un año en obras y en el cartel con el logotipo del ayuntamiento también se lee el de la empresa constructora.

Por supuesto esta y cuantas herramientas se quieran poner para la mejora de los servicios cuesta dinero y tiempo. La necesidad de estructura cada vez es mayor y las organizaciones medianas-grandes están más preparadas para competir por los servicios. Si ya habéis leído mi blog sabréis de mi apuesta por los ultramarinos y su servicio frente a los centros comerciales. En cómo se estructure la formalización de este sector también se juega nuestro bienestar (el de todos, no solo el de las personas más rotas)

Presentaron un modelo de evaluación de la transparencia y el buen gobierno que está desarrollando la coordinadora de ongs para el desarrollo. Me pareció un trabajo realmente interesante por los ejemplos que compartieron. El debate, realmente apasionante, es si es necesario e interesante estratégicamente diseñar “varas de medir a medida” o es mejor optar por medir la eficiencia de estas organizaciones –ya de por sí con cierta imagen de “caballitos blancos” y gestión “boysocut”- desde parámetros más compartidos y standarizados como ISOs,…

Conozco algo de alguna otra herramienta que aborda estas necesidades desde lugares similares como la auditoria social que promueven los amigos de REAS.

Me marche después de un debate que para mí solo es la punta de un iceberg en el que habrá que bucear; La RSC de las organizaciones sin ánimo de lucro. Siempre que impactas tienes que ser socialmente responsable.

sustraiak by gallas
sustraiak by gallas

Yo no puedo más que situarme en este fuera-dentro tan característico en mí. Me tocó estar unos años pensando en este tipo de cosas desde la perspectiva de supervivencia de una entidad y sé lo que se esta jugando en estas propuestas. Desde dónde hoy estoy me resuenan algunas ideas de mi amigo Fernando de la Riva queriendo volver a los origenes del asociacionismo y situar a la gestión desde la iniciativa privada sin animo de lucro en un lugar que no lo ocupe todo. En la opción por la gestión nos jugamos mucho, hay mucho de potencial y mucho de riesgo.

Nuestro amigo Pedro Beitia de Fundación EDE y otra gente podrán contarnos algo más de lo que sucedió por allí. Hasta aquí mi crónica.

El fracaso apuesta de futuro

El fracaso no es una opción. Es un privilegio reservado para quienes al menos lo intentan.

Esta frase la rescato del baul microsiervo y me parece de estas que hay que guardar en algun lugar del ordenador y en mi caso tatuar en algun lugar de mi cerebro (Ahora que sabemos que las emociones también residen allí. Lo dice uno de mis libros de mesa de la temporada).

Hace unos días os hablaba de las jornadas de Lanekintza y la ponencia de Cesar Oteiza. Dijo muchas cosas y seguro que más aprovechables o practicas que las que me resuenan en estos momentos. Sobre estas ya he encontrado algo por la red. Sobre sus reflexiones sobre el fracaso alguna menos.

Elogiaba la «cultura de emprendedores» con la que él se ha encontrado en los EEUU. Y decía que en ese lugar del mundo la valoración social del éxito y del fracaso eran muy altas. En una serie de recomendaciones que titulaba «lecciones» comenzaba con la que decía «emprender vale la pena aunque no salga bien». Continuaba diciendo que los fracasos son éxitos, medallas, la posibilidad de no equivocarse en el futuro.

maren en lo más alto
maren en lo más alto by gallas

Seguro que a alguna de las personas que se pasé estos días por este post se sorprenderá de esta reflexión y comenzará a relativizar la idea del éxito como sueño americano, ¿qué es el éxito?, ¿lo enmarcamos en el terreno profesional?, ¿estará este hombre en una de sus crisis existenciales?, … Comprarán algunos la frase de Jorge Luis Borges «El éxito y el fracaso son dos impostores».

Volviendo el otro día con mi amiga Esti hacia casa volvía a salir mi discurso de cuanto hemos aprendido de los fracasos. Contrastandolo con ella, su percepción sobre algunos de los proyectos que habiamos compartido era bien diferente. Otra vez de bruces con el narrativismo. Volvía a nadar en las aguas de mi particular mapa (como explican en esa joya de libro que es «la estructura de la magia» Richard Bandler y John Grinder)

Supongo que la rotundidad aplicada al mundo del fracaso y el éxito solo se podría adjudicar a grandes hecatombes o similares. Yo hablo de insatisfacciones, frustraciones, sensaciones de no haber cerrado bien una tarea, de haber dejado caer el peso de tareas sobre la espalda de otra persona,… Esos son mis fracasos.

Y son fuente de dolor y además de aprendizaje puro y duro. Mis particulares «medallas». Son negro y blanco… Me preparan para situaciones futuras y conozco cuales son los caminos para llegar a sitios diferentes. Además, y esto de nuevo tiene que ver con mi manera de procesar mis experiencias,  me dejan cauto, como preparado para cerrar los ojos o apartar la cabeza cuando veo que el balon viene fuerte. Ya sé que duele.

¿Como os va a vosotros y vosotras?, ¿como convivis con esas vivencias del limite personal y colectivo?

Otra frase microsierva e interesante sobre esta reflexión

No se cual es la clave del éxito, pero la clave del fracaso es intentar agradar a todo el mundo.

Bill Cosby vía Halón Disparado

Además me estreno con mi primera encuesta. Abajo a la izquierda y es más facil que escribir un comentario ;D

Mochila llena de arrobas

La apertura de este blog y un rato de mirada al vacio esta mañana me han ayudado a pensar sobre mi relación con la red de redes en estos últimos años.

Me acuerdo perfectamente el día en que una compañera de trabajo, hoy la madre de mis hijos, me pregunto por cómo se escribía la “arroba”. Cogí un papel y se la dibuje. No tenía ni idea de acceder a ella a través del teclado del ordenador. Sí, ya había trasteado en aquel Machintosh cabezón heredado de buenos amigos pero internet aun no entraba en mi vocabulario. Han pasado algo más de diez años.

Poco después un PC y una conexión lenta entraron en casa. Mi primera cuenta de correo, aquellas presentaciones llenas de fotografías de geografía femenina con las que algunos amigos se empeñaban en llenar el buzón.

zaldiko

Muy pronto intenté aprender cómo estaban hechas aquellas páginas web. Buscando entender los códigos fuente. Un par de lecturas, esta sucesión de dígitos con cierta lógica y otras motivaciones me ayudaron a montar una pequeña página personal dónde colgábamos algunas fotos antiguas de la familia. Varios primos y primas respondían. Incluso algún amigo se animo a que diseñáramos la web de su empresa. Más tarde perfeccione la técnica y hay alguna por ahí que no es fea.

Los blogs abrieron otra puerta. Primero fue Pablo, luego Borja, pronto me enganche a la cárcel, Javi, Roberto, Fernando en el último año, Richar, Iulen… Los espacios dónde recibía información nueva y que me hacía mover la cabeza y descubrir recreos.

Los foros aparecieron delante de mí como el lugar más solidario para un torpe. Desde recetas de cocina a las eternas dudas derivadas de ser usuario de Windows y querer trastear en diferentes programas.

Hace un par de años aquel fotolog, pronto desbancado por el flickr. Un lugar dónde comparto mis fotografías, disfruto de otras, comparto trucos y apreciaciones, montamos competiciones,…

Los wikiespacios y google docs como espacios de construcción colectiva de conocimiento, compartir información, redactar documentos en común,… Slideshare, Twitter, Ebay para ampliar esa colección de cámaras rusas…

Facebook como red social ha sido otra vuelta a esta historia. Un lugar dónde me he permitido compartir un montón de joyas que iba encontrándome por la red. Performances maravillosas, arte urbano, fotografía, ocurrencias microsiervas, lecturas comiqueras, alguna reflexión más sesuda,…

Y ahora un blog. Con todo esto en la mochila y la convicción del ordenador como electrodoméstico orientado al ocio y a la interconexión. En estas ando ahora jugando y construyendo con vosotros y vosotras.

Sobre mi

Hola, soy Asier Gallastegi Fullaondo, consultor sistémico, formador y coach. Acompaño procesos personales: organizacionales y de equipos. Estoy formado como Educador Social, Psicoterapeuta familiar y experto en intervenciones sistémicas. Supervisor/coach y desarrollo organizacional. Practitioner en PNL y Constelaciones Organizacionales. Especializado en el trabajo desde de la perspectiva sistémica en el mundo de la gerencia, la acción social y comunitaria, los procesos de innovación y el uso de nuevas tecnologías. También soy Profesor en la Universidad de Deusto.

Hijo, hermano, pareja y padre. Nací junto al mar, en Getxo (Bizkaia), y creo que afectó al carácter; cierta inercia a envolverme en pensamientos como cuando se pasea por la playa en invierno. Crecí envuelto en familia, amigos, escuela, taller de pintura, gimnasio y militancia social.

Comencé a estudiar Arquitectura. De allí me llevo amigos, Donostia, las 16 horas de dibujo semanales de aquel primer año y el vértigo de saber que construyendo casas y diseñando espacios, dibujamos también, comunidades, relaciones y personalidades.

Me diplomé en Educación Social. Fue un viaje intenso por los contrastes, por reflexionar sobre la práctica, por el cambio de foco y pensar juntos sobre las personas en relación.

Fui educador familiar y comunitario, coordinador, nodo con el exterior, y compañero en un equipo y un proyecto realmente especial: Bidegintza. Allí aprendí mucho de lo que hoy comparto.

Los límites y frustraciones en estos diez años en la intervención social, pues también los hubo, fueron la puerta de acceso a la mirada sistémica y a una propuesta de relación que en el último tiempo recibe el nombre de Coaching.

Casi dos años de trabajo como parte del equipo de Vivienda y Asuntos Sociales en Gobierno Vasco, me ayudaron a entender mejor los ritmos y necesidades de las administraciones públicas. Fue un tiempo de muchísimo trabajo y de tarea inabarcable. Unido al privilegio de pertenecer, durante unos meses, a un equipo implicado con una visión/acción contracorriente en la década del “boom” inmobiliario.

Desde 2009 tengo mi propio proyecto profesional desde el que acompaño a personas, grupos, equipos y organizaciones en procesos de cambio.

Korapilatzen

El gerundio en euskera de liar, de hacer nudos, atar,… Habla, en el idioma de nuestra casa, de mi condición de enredador y enredado, de la complejidad, de los líos. Señala mi apuesta por trabajar complejizando lo que, aparentemente, es sencillo, y simplificando lo que nos abruma por inabarcable.

Fue el nombre que surgió para este espacio web. Durante estos años he ido compartiendo letras, con más o menos acierto, pero siempre reflejando lo que estaba siendo importante en ese momento. Quien quiera saber de mi viaje personal y profesional tendrá muchos puntos, fáciles de unir, en mi blog.

Web

Aproveché el quinto aniversario para dar una vuelta a este espacio. Quise organizar toda esta información para hacerla más accesible.

Construimos seis grandes apartados: 1. EDUCACIÓN Y APRENDIZAJE, 2. ORGANIZACIONES Y EQUIPOS, 3. CIUDADANIA ACTIVA, 4. SISTÉMICA, 5. ESCUCHA Y NARRATIVA y 6. INNOVACIÓN Y TECNOLOGIA. Tras leer todo el material generado, éstos fueron los apartados que diseñamos. En ellos encontrarás los posts escritos sobre este área, los enlaces que voy encontrando, proyectos e imágenes. Me los imagino como espacios donde ocurran cosas. Lugares donde buscar e interactuar, no solo con la novedad o con lo último.

Mi manera de trabajar

Alex Carrascosa
Alex Carrascosa

Tengo muchos intereses. Me apasiono fácilmente. A veces, la sensación es la de hacer malabares con objetos muy diferentes entre sí.
En esta dispersión, voy esbozando una manera común de presentarme ante cada proyecto. Me gusta escuchar, devolver imágenes de lo que percibo, trabajar con lo que se dice y con lo que no, documentar productos y también procesos. Mi trabajo se parece a una suma de pequeñas investigaciones. Vamos dibujando hipótesis para acercarnos a una realidad que, por compleja, solo atrapamos como intersección de vivencias. Trabajo con lo que soy, con lo que me resuena. No me escondo apenas en metodologías o técnicas, cada proyecto es un viaje profesional y personal. Muy atento a mí y a las personas, con la estructura suficiente para sentirnos seguros y seguras. Abiertas a lo nuevo, a lo que emerge, producto, en muchos casos, de acciones individuales interconectadas. No me canso de ver oportunidad en lo doloroso, en lo disruptivo, en lo desajustado…

Publicaciones

Durante estos años he colaborado en diferentes publicaciones. Fernando de la Riva me invitó a escribir sobre participación en “Participación para la inclusión y la transformación social” de EAPN. “La mejora de los procesos de acompañamiento en Empresas de Inserción” y “Evaluación y medición de competencias profesionales básicas” con Natxo Martinez y Conchi Yañiz para Gizatea (Hemen euskeraz). Acompaño, con un artículo, un libro publicado por Innobasque de Eugenio Molini sobre “Innovación, personas y participación”.

En la publicación de la Universidad de Deusto para la editorial Narcea, «Competencias genéricas para la educación superior» aporto mi perspectiva sobre el docente-coach en el contexto universitario.

En la publicación del IVAP (Revista Vasca de Gestión de Personas y Organizaciones Públicas) Maider Gorostidi y yo firmamos un artículo que titulamos «LA REGULACIÓN DE CONFLICTOS EN LA ADMINISTRACIÓN PÚBLICA COMO UNA OPORTUNIDAD PARA LA INNOVACIÓN: UNA PROPUESTA APLICADA».

En el contexto de la formación sobre Coaching de Equipos impulsada desde Emana redactamos un material que creo de verdadero interés para las personas que acompañamos equipos. Sistematizamos nuestra experiencia, la contrastamos en un equipo realmente diverso y el resultado son estos apuntes desde la práctica.

Junto al ayuntamiento de Bilbao y Jone Otero publicamos un manual con actividades dirigidos a jóvenes que quieran reflexionar sobre la deconstrucción de prejuicios y rumores. (hemen euskeraz)

En el marco del proyecto Bherria colaboro en este artículo sobre la colaboración público-social en Euskadi. 

También he participado en otros proyectos, explorando otras maneras más plásticas de contar. En el segundo volumen de “Photosmart phone book” hay 15 fotografías sacadas de mi galería de Instagram. Mis amigos y amigas de Vesper me pidieron que ilustrara su libro “Sobre la marcha”. Lo mismo ocurrió con “Los deseos olvidados”, del colectivo Nahia y con el “Diccionario de Asilo”, de CEAR.