Las cuatro habitaciones del cambio. Profundización

Country week tennis, 5 January 1937, by Sam Hood. Flickr Commons

En el contexto de acompañamiento de un equipo surgió la necesidad de conversar y reflexionar juntos sobre el CAMBIO. Cuando me llegan este tipo de demandas en mi cara se lee algo así como “No hemos trabajado más que sobre la gestión del cambio en este tiempo” y algo de “¿Cambio?, ¿Cambio?, ¿Qué cambio?”.

Mi siguiente reacción es vivirlo como una oportunidad. Rescato todo lo escrito, todo lo preparado, mis dudas, modelos, … y comienzo a tejer con diferentes materiales. En el contraste con el líder la sensación fue de borrachera. A veces me pongo estupendo y aprovecho cualquier ocasión para compartir licores sin medida hasta cantar aquella de “Cambia todo cambia”.

Decidimos utilizar un único modelo para hacerlo más comprensible. Descartando otras miradas me decidí por profundizar sobre una herramienta que utilizo mucho desde que la descubrí de la mano de Georg Senoner; las cuatro habitaciones del Cambio en Claes Janssen. Ya la citaba en este material de Otoño de 2011 así que me acompaña hace algún tiempo. 

Janssen cuenta en una web bastante desactualizada (aquí su versión moderna. Aviso que más comercial) su primer acercamiento al tema que fue el germen del modelo:

Trabajando en la renovación e innovación comenzó pensando en dos arquetipos puros. Por un lado personas proclives al cambio y en el otro de aquellas más reactivas y defensivas ante lo nuevo. Profundizando en el modelo comenzó a complejizarlo. El siguiente paso consistió en detectar aspectos de acción y reacción en cada uno de estos arquetipos. 

Desde este marco cuando trabajamos con este modelo en profundidad la primera pregunta que realizamos es pensar en una persona que desde su opinión fuera resistente al cambio y en otra que se sitúa a favor del cambio. Cuando tienen a estas personas les pido que las describan. Podemos rescatar preguntas diferentes; actitudes, tipos de roles, proyectos en los que trabaja…

Más tarde el ejercicio consiste en ver aspectos positivos y negativos de cada una de estas maneras de estar en relación a la gestión del cambio. 

Cuando respondemos a estas preguntas construimos un cuadro con cuatro habitaciones:

  1. El primer cuadro es el que se corresponde a esa dimensión más positiva del no querer cambiar. SATISFACCIÓN. Es el lugar donde nos encontramos con lo que merece cuidar, con todo lo que es interesante que permanezca. Con lo que si vamos deprisa pudiera perderse. A veces los proyectos no avanzan porque estos aspectos se ponen en riesgo. Aquí la acción es la de cuidar.
  2. El segundo cuadro es un “no querer” negativo. Más vinculado a proteger a toda costa lo que ha sido rutina, a lo conocido. NEGACIÓN/RESISTENCIA. Peleandonos con cualquier posibilidad por interesante que pueda parecer. Tenemos el control pero es tenso. Necesitamos dejar, soltar. Es clave dejar de hacer para dar espacio, tiempo y energía a lo nuevo. Fue importante y necesario quizás ya es suficiente. 
  3. El tercero es el de querer pero aun no saber como hacer diferente. Es el espacio de la CONFUSIÓN. Cuando dejamos de hacer lo que conocemos entramos en un momento en el que necesitamos aclarar. Es un momento de desajuste, de tensión. Sabemos lo que no vamos a hacer pero aun no sabemos lo que va a emerger. 
  4. El cuarto espacio es el lugar de querer en positivo, de la acción, del probar, testear. Es el espacio de la INNOVACIÓN y RENOVACIÓN. Se trata de hacer en pequeño. De incorporar pequeños cambios a través de prototipos, experimentación. Sin esperar a grandes estructuras. Moviendo lo que está en nuestras manos.

Estas cuatro habitaciones como cuatro fases para el cambio y la innovación. Además un modelo en espiral. Cuando hemos puesto en marcha las pequeñas innovaciones estas se convierten en rutina y comenzamos de nuevo el ciclo.

Trabajo con este modelo en muy diferentes momentos y situaciones. Muy habitualmente para hacer la cosecha final en un taller. Para proponer este marco lo simplifico haciendo hincapié en las acciones clave en cada una de estas habitaciones: CUIDAR, DEJAR, ACLARAR Y PROBAR

adaptación propia korapilatzen.com

Y las preguntas que invitan a trabajar pueden ser también diferentes:

  1. CUIDAR. ¿Qué funciona? ¿Cuáles son nuestros potenciales? ¿Cómo podemos reforzarlos? ¿cómo los reconocemos y visibilizamos? ¿En quiénes nos apoyamos? ¿Cuáles son las oportunidades que ya están?
  2. DEJAR. ¿Qué es lo que pudiéramos perder si diéramos un paso? ¿Cuáles son las dificultades? ¿Tienen las resistencias alguna función?. ¿Qué podemos dejar atrás? ¿Qué es importante que dejemos de hacer para dar espacio a lo nuevo?
  3. ACLARAR. ¿Qué aspectos nos está costando integrar? ¿Qué no entendemos? ¿Qué necesitamos para aclarar estos aspectos? ¿Qué aprendemos mientras conversamos sobre estos temas? ¿Qué competencias necesitamos desarrollar para trabajar desde este lugar?
  4. PROBAR. ¿Que acciones vamos a poner en marcha diferentes? ¿Como podemos dar los primeros pasos? ¿Cual es el contexto que nos va a permitir aprender de la nueva practica?

A veces recogemos aportaciones individuales para cada habitación y con este material generamos cuatro grupos de trabajo que profundiza en este material para luego ponerlo en común. Otras veces de manera complementaria o sin este paso intermedio facilito un trabajo en el espacio.

Coloco dos ejes en suelo con cinta y explico las cuatro habitaciones. Les pido que se sitúen en la habitación en la que se sienten en este momento. Es una pregunta sencilla de sentir: 

  • Estoy más conectado con lo que hago bien y quiero CUIDAR 
  • con aquello que ya no tiene sentido y podría DEJAR de hacer,
  • aspectos inspiradores y sugerentes que aun necesito ACLARAR,
  • o con acciones concretas que voy a comenzar a PROBAR en una versión pequeña ya mismo.

Situados en el espacio suelo preguntar a cada persona por su compromiso en relación a cada una de las habitaciones, por ejemplo; ¿que de todo lo que te gustaría cuidar vas a cuidar?.

También a menudo termino pidiéndoles que cierren los ojos y se imaginen realizando esa acción en concreto para proponerles que cuando dé una palmada todos avancen a la siguiente habitación. Es un final que ayuda a la acción y suele ser significativa. 

Como os avanzaba lo uso de diferentes maneras y en muchos de mis proyectos. Comparto este video de la Escuela de Primavera del Gobierno de Baleares para que veáis como Txelu Balboa de Colaborabora y un servidor usamos el modelo como estructura para la facilitación de tres días de trabajo.

8 comentarios para “Las cuatro habitaciones del cambio. Profundización”

  1. Amaia

    Magnífico reportaje!!!!!!, super completo, interesante. ……..etc..
    LO RECOMIENDO.
    Sería interesante que tanto directivos, profesionales de todo tipo, profesores, jueces……etc., deberían acercarse a éste tipo de cursos, así cómo impartirla en los colegios y colectivos de todo tipo.
    Se hace sencillo entender, muy bien explicado, pero llevarlo a la práctica es más difícil de lo que parece, salir de nuestro confor, parar, (cogemos unos roles, una forma de vida, que cuesta mucho), cuando se consigue la aportación hacia un cambio de vida, es brutal.
    A mí modo de entender, es muy adecuado acudir a algún curso, que Asier podría aconsejar.
    Animo a que lo hagáis, porque te beneficia a tí y a todo tu entorno.
    Eskerrik asko Asier es un lujo que lo compartas.

    Responder
    • Asier Gallastegi

      Eskerrik asko zuri Amaia. Si, los modelos nos ayudan a tomar conciencia no son generadores de cambio por sí solos. Esta en nuestras manos avanzar poco a poco y reconociendo la importancia de permanecer en cada lugar cuanto sea necesario. Un abrazo

      Responder
      • Yolanda

        «Reconociendo la importancia de permanecer en cada lugar cuanto sea necesario». Con esto me quedo. Y muchas gracias por compartir reflexiones tan vivas.

        Responder
  2. Eneritz

    Eskerrik asko Asier. Estos días he estado echando un vistazo a este modelo que desconocia y este que has hecho me resulta un acercamiento muy útil que creo podré adaptar para poder en practica en alguno de mis grupos centrados en la busqueda de empleo.
    Gracias por compartir saberes!!!!

    Responder
  3. Jaír Amores Laporta

    Buenas! Aquí Jaír, de EfectiVida.
    Excelente material. Gracias por compartirlo. Conocía algún otro cuadrante, como el de la ventana de Johari o el de la matriz de Eisenhawer. Incluso he analizado alguno de ellos en mi web. Pero este me ha parecido muy interesante, sobre todo la parte interactiva.
    Fantástico!
    Saludos desde Las Palmas!

    Responder
    • Asier Gallastegi

      Hola Jaír. Bienvenido a este blog. Hay libros enteros solo de modelos, matrices y estructuras. Creo que simplifican la realidad y nos ayudan a avanzar. Lo interactivo es para mi lo más interesante del ejercicio. Conversar, construir cultura y aumentar conciencia individual y compartida. Un saludo

      Responder
  4. TANIA TELLES

    Matéria excepcional, demonstrando de forma clara esta ferramenta de mudança.

    Responder

Deja una Respuesta