Mi balcón y mi blog hablan de mi cuando están callados

Hace unos días y ante un comentario de Julen sobre su interés por la transparencia en redes sociales y blogs yo respondía matizando lo que yo consideraba una desnudez limitada y planificada. La sensación es bastante obvia y no llego a ningún lugar nuevo, las personas y en esta nueva plaza también seguimos midiendo lo que contamos. La imagen; multitud de personas en un lugar mostrando un cuarto de sabana mientras guarda el resto.

Pudiera parecer que acentúo la parte escondida. Si, respondiendo a la idea de transparencia. No, por la importancia de esta frente a la otra. Creo que una “multitud de cuartos de sabana”, dispuestos a mostrar y manchar esas telas es algo realmente impresionante y que de esta experiencia de encuentro para crecer juntos estamos aprendiendo cosas que es difícil que se nos olviden.

Otros antes que nosotros hablaron y seguirán hablando de esta apuesta por lo “open”. A mí me interesa muchísimo y algún día caeré en la necesidad de querer aportar algo al debate. Hoy quiero enfocar hacia otro lado. La transparencia que no va de la mano de lo atado y medido. La de aquella premisa de la comunicación humana que dice que es imposible no comunicar.

Cactus by gallas
Cactus by gallas

La gente que me tiene más cerca y que pasa por debajo de nuestra casa de vez en cuando, ya lo sabe. Si miras a mi balcón sabrás en qué momento estoy. Podría valer, aunque reduce los matices, eso de cómo esta de centrado el jardinero. Hay otros síntomas más sutiles; kilos de más y de menos (uno alcanza una envergadura dónde estos vaivenes solo son percibidos por mis rodillas), ese síndrome de Diógenes pseudocontrolado de mi mesa de trabajo (del digital sufro absolutamente pero ese es más privado salvo que consultes mi delicious y veas el desastre de tags que manejo)

A lo que iba. Mi balcón es un chivato. Un examen somero hablaría de un naranjo muerto (quise emular a Hundertwasser teniendo un árbol en mi casa ya que no me dejaban personalizar mi ventana), las alegrías cayeron en el último golpe de calor esperando un agua que les llego tarde, la passiflora revivió de aquella poda radical pero no me han regalado sus asombrosas flores, los aloe-vera, y resto de plantas carnosas, siguen creciendo como mala yerba (si alguien quiere uno o dos o tres que me los pida), los geranios no están tan bonitos como los compré pero son muy agradecidos para el poco caso que les hago, el coleo esta precioso desde que entendí que le gusta más estar fuera que dentro,… A otra división pertenecen mis orquídeas. Me hipnotizan pero aun no he conseguido una segunda floración. Llevo dos años que casi lo consigo pero un primer piso en el casco viejo de Bilbao no es el mejor lugar…

Y ahora a mi balcón se le suma el blog. Si, puedo ser más o menos intimista en mis aportaciones (Se me olvido hablar en primera persona del plural o en reflexivo. Una de mis taras), algunos tuiteos están escritos desde las tripas,… Después de una semana sin escribir tenía la necesidad como de metablogear, de explicar ausencia,… Los silencios que hablan más de uno que cualquier cita o sesudo texto.

Vuelvo a pensar en Hundertwasser y su teoría de las cinco pieles. Pero si me dejais esto lo cuento en otro post…

Redes sociales y blogosfera lugar de encuentro para el aprendizaje y la relación

Esta mañana navegando un poco, saliendo de los límites del facebook que me atrapa, pero que en verano se torna un poco más asequible, me encontraba con un post que Ritxar escribió ya hace unos días en su blog. Cuenta como nos encontramos hace unos días en una plaza de la ciudad de Tarragona mientras “terraceaba” con mi familia. Nos conocíamos porque habíamos coincidido hacia años en varios espacios formativos; en uno ambos como discentes, en otro él como docente.

Pero el saludo, lleno de afecto, no se produjo en calidad del recuerdo de aquellos encuentros sino desde la relación que habíamos creado en los últimos meses a través de posts y comentarios blogueros, “megustas” y parecidos en facebook y halagos mutuos en nuestros flickr´s…

TOT VA BÉ en tarragona by gallas
TOT VA BÉ en tarragona by gallas

Buscaba en el blog de Julen el post en el que los efluvios del pasado pusieron en mis dedos la palabra “virtual” para etiquetar las relaciones que íbamos construyendo a través de internet.

No lo he encontrado aunque de paso me he leído su último post sobre el presente y futuro de los blogs, microblobbing y redes sociales. Post provocador, rápido y brillante y aportaciones importantes todas. Destaco la de Amalio Rey. Muy interesante rescatar el valor de las aportaciones a través de blog como contenidos y reflexiones más trabajadas motor de debate y construcción colectiva en su desarrollo en forma de comentarios.

Las redes sociales y el microblobbing tienen otra ligereza que permiten, creo yo, hacer más hincapié en la otra parte de esto de comunicar. Están más enfocados a la forma. Al intercambio y a la construcción, no tanto de conocimiento, como de relación.

Semanas más tarde del “lapsus-lingue” me acercaba a tomar un café con Paul para seguir aprendiendo con él de esto de las redes (relación claramente refundada a través de estas herramientas y en los últimos meses) y me encontré con Sonia. Me contó sus proyectos de viaje (uno de ellos ya abordado, falta el gordo, ¡Suerte!). No me tuvo que contar mucho más de lo anterior porque bastante estaba ya compartido.

Hace unas semanas titulaban un  artículo de la web de BBC con el sugerente título de “Redes sociales: ¿ciudades de vidrio?”. Lo tenéis a vuestra disposición –compartir información es otra manera fundamental de construir contenido y relación- Titulo cuestionador y texto claro “Si las redes han tenido esta difusión exponencial, virósica, es porque prometen y cumplen”.

Espacios privilegiados para llenar nuestras mochilas de saber –uno el de contenido y otro el de navegar por el mismo- y relaciones.

Creo además que estos vínculos se refuerzan en la medida que puedan darse encuentros “físicos”, de “losdetodalavida”. He compartido con vosotros/as algunos en este post y además os sigo y conozco otra aventuras similares de saltos complementarios de la intimidad de la pantalla del ordenador a la desnudez del contacto personal.

Larga vida a la red y sus enredos.

Los números y lo importante por Watzlavick

No puedo resisitirme a mirar las estadisticas de este retoño de blog cada vez que entro a mi “tablero” (el cuadro de mandos de esta pagina)

Me mido. No puedo evitarlo. Estoy diseñado para medirme con mi entorno continuamente.

Los números son bonitos o asi los vivo yo. Un total de 464 visitas a mis 5 entradas (6 con esta) en 7 días. El segundo día que miraba la grafica me acordé de unas líneas que recogía del maestro Watzlavick para poner un poco de cordura en la necesidad de cuantificar todo que habia llegado al trabajo de relación de ayuda.

Me ayuda para dar color a los números y hablaros del cariño, aprecio y apoyo que destilan vuestros comentarios, visitas, mails y guiños. Gracias, mil gracias. Y ahora os dejo con el de Palo Alto.

bederatzi por ti.

“La palabra mágica, sobre la que se basa la esperanza de una comprensión definitiva e independiente de los hombres y del mundo en su totalidad, es la digitalización. Para acomodar la información correspondiente al gusto del camarada ordenador, la información ha de haber sido antes traducida a un lenguaje matemático, llamado digital (del ingles digit, cifra). La idea de tal comprensión científica de la realidad real procede seguramente de Lord Kelvin, que acuñó la expresión de oro: Everything that exists, exists in a quantity and therefore can be measured (todo cuanto existe, existe en una cantidad y por ende puede ser medido).

Sin querer profundizar en ello, recuérdese que hay también otro Lenguaje: el Lenguaje de la analogía. Ya se sabe que la analogía no es ningún valor de medida, por tanto no es cuantitativamente idéntica con lo representado por ella, sino que expresa su cualidad (por lo demás aumentan las voces de alerta, también en la ciencia, que advierten que la cantidad sólo es una propiedad de la cualidad). “

“Lo malo de lo bueno”. Paul Watzlavick

Mochila llena de arrobas

La apertura de este blog y un rato de mirada al vacio esta mañana me han ayudado a pensar sobre mi relación con la red de redes en estos últimos años.

Me acuerdo perfectamente el día en que una compañera de trabajo, hoy la madre de mis hijos, me pregunto por cómo se escribía la “arroba”. Cogí un papel y se la dibuje. No tenía ni idea de acceder a ella a través del teclado del ordenador. Sí, ya había trasteado en aquel Machintosh cabezón heredado de buenos amigos pero internet aun no entraba en mi vocabulario. Han pasado algo más de diez años.

Poco después un PC y una conexión lenta entraron en casa. Mi primera cuenta de correo, aquellas presentaciones llenas de fotografías de geografía femenina con las que algunos amigos se empeñaban en llenar el buzón.

zaldiko

Muy pronto intenté aprender cómo estaban hechas aquellas páginas web. Buscando entender los códigos fuente. Un par de lecturas, esta sucesión de dígitos con cierta lógica y otras motivaciones me ayudaron a montar una pequeña página personal dónde colgábamos algunas fotos antiguas de la familia. Varios primos y primas respondían. Incluso algún amigo se animo a que diseñáramos la web de su empresa. Más tarde perfeccione la técnica y hay alguna por ahí que no es fea.

Los blogs abrieron otra puerta. Primero fue Pablo, luego Borja, pronto me enganche a la cárcel, Javi, Roberto, Fernando en el último año, Richar, Iulen… Los espacios dónde recibía información nueva y que me hacía mover la cabeza y descubrir recreos.

Los foros aparecieron delante de mí como el lugar más solidario para un torpe. Desde recetas de cocina a las eternas dudas derivadas de ser usuario de Windows y querer trastear en diferentes programas.

Hace un par de años aquel fotolog, pronto desbancado por el flickr. Un lugar dónde comparto mis fotografías, disfruto de otras, comparto trucos y apreciaciones, montamos competiciones,…

Los wikiespacios y google docs como espacios de construcción colectiva de conocimiento, compartir información, redactar documentos en común,… Slideshare, Twitter, Ebay para ampliar esa colección de cámaras rusas…

Facebook como red social ha sido otra vuelta a esta historia. Un lugar dónde me he permitido compartir un montón de joyas que iba encontrándome por la red. Performances maravillosas, arte urbano, fotografía, ocurrencias microsiervas, lecturas comiqueras, alguna reflexión más sesuda,…

Y ahora un blog. Con todo esto en la mochila y la convicción del ordenador como electrodoméstico orientado al ocio y a la interconexión. En estas ando ahora jugando y construyendo con vosotros y vosotras.

Página 3 de 3123