Ideas claves para seguir construyendo experiencias positivas en un un uso seguro y proactivo de Internet en el ámbito familiar

Me invitan desde Suspergintza elkartea para acompañar la jornada SAFER DAY el proximo dia 10 en Bilbao. El foco este año apunta al uso de las nuevas tecnologias en el contexto familiar. Esta invitación me llega mientras acompaño dos trabajos final de grado sobre temas similares de dos alumnas; Janire y Lucia, de Educación Social en la Universidad de Deusto.

Quiero compartir en el blog algunas ideas a modo de hipotesis sobre las que me interesa conversar. Además pìenso en una aproximación más visual, de recogida de información y reflexión personal que también comparto.

Por ultimo un video que grabo mi amigo Pablo Aretxabala de una pequeña charla que tuvimos la ocasión de celebrar en el Instituo de Aixerrota hace unos meses.

Estaré atento a vuestras aportaciones.

 

korapilatzen.com familia e internet

 

(más…)

Gernika y mi aitxitxe Alejandro

En este país cada familia tiene en su memoria una guerra. He tenido la suerte de compartir con otras personas otros lugares y dolores. Es un ejercicio obligado para intentar comprender algo tan absolutamente loco.

Hoy comparto en el blog algunas de los recuerdos más familiares, aquellos que nos traía mi aita recuperando la memoria de nuestro aitxitxe Alejandro Gallastegi,  transmitiendo de esta forma la manera que habían ido construyendo para entender nuestra tierra y su historia.

(más…)

Los expertos no son buenos consejeros

Una persona experta conoce exactamente cuales van a ser los siguientes pasos de esto que le cuentas, lo que dicen los protocolos, los nombres de cada uno de los agentes y su rol /responsabilidad en el asunto, lo que esta bien y lo que no, …

Dibujan líneas y no ven los matices que se quedan fuera. Colocan el patrón en la tela y comienzan a cortar.

Han estudiado tanto, conocen tanto la materia, que ya no pueden ver procesos como únicos ni diferentes. Han desplegado toda una jerga que les diferencia y lo que es más importante le da al “pause” del video, congela las imágenes, cosifica y nominaliza (en el sentido del que habla la PNL) historias sin prestar atención a lo que pudiera estar fuera del concepto.

Saben de estadística, han contrastado este tipo de situaciones suficientemente como para saber que sería muy extraño que el desenlace fuera diferente a lo que ellos conocen. Y te lo cuentan así, y se comprometen con su saber. Pronostican y por lo tanto ponen todo de su parte para que el futuro les de la razón.

Y además de alguna forma consiguen que solo puedas comprar el conjunto de creencias del experto, colocarte sus gafas y verlo todo como ellos. Al principio te chirría pero acabas viendo culpables en el terreno que ellos apuntan y reacciones que continuamente refuerzan esta perspectiva.

También consiguen que tu des los siguientes pasos para cumplir con su profecía. Los escenarios siguientes acaban siendo tu responsabilidad y de esta manera es imposible que escapemos de esta historia, a veces “loca”.

Por eso, a mi, cada vez me gustan más los expertos en incertidumbres…

Esta tarde ha muerto mi tío Sabin

Esta tarde ha muerto mi tío Sabin. La noticia de su muerte nos ha pillado a muchos primos en el mismo lugar. Hace años que nos reunimos entorno a una mesa una vez al año. Creo que la primera convocatoria tuvo que ver con el cansancio de solo coincidir en funerales.

Estábamos avisados. Había ingresado hacia unas horas y las cosas estaban claras desde el principio. Hemos seguido con nuestra comida, teñidos por la noticia y esperando un mensaje que nos alcanzaba cuando salíamos dirección a nuestras casas.

Las entradas y salidas en la vida son mucho más mágicas que los despegues y aterrizajes. En el primer abrazo a un recién nacido dónde esta todo por vivir y el llanto acompañado de una caricia a esa persona con la que lo construiste todo se mueven cuerdas imposibles de describir.

Gaizka y Sabin by Eukeni Gallastegi

Sabin ha sido el ultimo de los hermanos “Gallastegi Doñabeitia” en morir. Antes se fueron Irune, Gaizka (mi padre), Eloi y Eukeni. Cada uno diferente, con sus maneras de estar, hacer, sentir y además marcados por una historia común, grabados a fuego por un baño de vida intensa y compartida.

Hace un año celebraba su 80 cumpleaños consciente que en la fotografía final de fiesta él se había convertido, tras la muerte de su hermano mayor, en el “superviviente”.

En la sobremesa tras la comida hemos vuelto a recordar la historia de la familia. El pistoletazo de salida ha sido ese tío de nuestro aitxitxe Alejandro (abuelo) que fue lego en una comunidad religiosa y sastre y cómplice del Papa Pio XII. (En la basílica de Begoña en Bilbao aparece en uno de los cuadros.) A partir de ahí hemos recordado los periplos de la familia de nuestros padres que bailaron durante buena parte de su niñez y juventud al baile tocado a medias por la guerra civil y las pasiones políticas de su padre.

De Bilbao refugiados en Francia (Guethary), desde allí buscando refugio y sustento en la familia de Elorrio, destierro en Madrid y vuelta a Bizkaia, esta vez a Algorta, abandonándolo todo en cuanto hubo permiso para volver. Los datos más concisos los aportaba mi tía Bego, mi ama aportaba alguna idea y luego los primos recordábamos las batallas que habíamos escuchado mil veces, además de recordar la peluca de la tía Vitori y la verruga de alguna familiar de la que no conseguimos rescatar su nombre.

Mi tío ha muerto cuando una veintena de personas íbamos reconstruyendo la historia de su familia. Cuando los de hoy rescatábamos de la memoria a los de ayer, mientras los de mañana correteaban entre nosotros.

Tenemos permiso para creer en lo que queramos. Yo hoy quiero creer que el murmullo de nuestra conversación, más la música que la letra, más la emoción y las ganas de saber que los concretos, nuestro respeto y honra, hayan podido acompañar al tío. Y de alguna manera, más magia todavía pero es mi fantasía, pudieran resonar en la memoria del resto de sus hermanos, nuestros mayores.

Goian bego

Segundo txombo: locus de control externo y puré de patata

Sigo compartiendo cotidianos especiales con sabor y olor a verano.

Hace unos días mis críos comieron por primera vez puré de patata en el calor del hogar, entiendo por los comentarios de Maren que lleva años comiéndolo en el comedor escolar.

No sé exactamente porque hemos tardado tanto en utilizarlo en casa. El caso es que junto a unas estupendas salchichas de carnicería plantamos un buen montón de masa blanquecina que, con un criterio importante, mis hijos se negaron a comer. Yo sabia que estaba bueno, había cariño como ingrediente además del resto de clásicos que ayudan a diferenciar al mortero de lo comestible.

Finalmente probaron y gusto y repitieron.  Y como la mejor defensa es un buen ataque (o eso he leído yo y parece que se repite en generaciones posteriores) mi hija se encargo de trasladarme responsabilidades; “es que nunca me has contado que llevaba el puré”.

Raudo y veloz, viendo la oportunidad como única, me preste a explicar a mi hija los rudimentos del “locus de control interno y externo”. Jajaja. Le decía que esa era una buena manera de afrontar la situación. Que ella se libraba de la responsabilidad de haber llegado antes a una comida que le gustaba y que me parecía bien. Rizando el rizo le comentaba que había otra manera, más rápida y que solo dependía de ella misma, probar toda comida nueva que apareciera en la mesa.

Os lo cuento porque a veces me siento un chalado contando estas cosas a mis pequeños. Son temas de “coaching”, “acompañamiento”, “asesoramiento”, “terapia”,… Los mecanismos son los mismos, los sufrimientos directamente proporcionales a la cantidad de tiempo conviviendo con maneras de entender las cosas que hacen perder perspectiva y cobrar rigidez. Mis pequeños van bastante bien ;D

Unos días más tarde le explicaba el ataque de rabia de su hermano pequeño que acababa de morderle. Una caja de chupetes en el medio y otros juguetes de su mesa alrededor como varias cosas que estaban pasando en ese momento para entender lo que había ocurrido; perspectiva sistémica pura y dura.

Soy un chalado. Ay cuando tenga un blog mi hija!

Red y solidaridad

Hace unos días me llego un mail de Nestor y Arantza pidiendo que moviéramos una carta con el fin de desbloquear la relación con un hospital de los EEUU dónde, de manera experimental, están lanzando un tratamiento contra la enfermedad de Batten que sufre su hija Arene.

Tenéis toda la información en la pagina web http://kepasangroniz.org que la familia y sus amigos lanzaron hace un tiempo y que ahora se va actualizando con el cotidiano de esta nueva batalla por abrir una nueva puerta.

La propuesta de abrir un espacio en facebook ha tenido buena acogida. Hoy y a esta hora más de 600 personas dentro del grupo, comentarios espontáneos llenos de cariño y difusión de la situación y campaña en cada uno de los perfiles de estas personas potenciando que esta información y emoción llegue a más y más personas.

Además recabamos contactos de personas influyentes de diferentes sectores que seguro van a ser llave para puertas. Esa es el objetivo de la llamada, reunir personas con llaves para abrir puertas.

Nestor comentaba ayer por la noche que la respuesta “le reconcilia con la vida”. A mi me emociona. Animo!!

Un abrazo

Dos (mil) maneras de cocinar un bizcocho

Como bien los saben algunos tuiteros/as (me acuerdo especialmente de @agustibranas -a él van dedicadas las fotos del ultimo pastel- y @tonapou que me recuerda lo sencillo y eficaz que es la clásica y apañada receta del yogur) el bizcocho ha sido este invierno el plato más horneado en mi casa. Con semejantes dias llenos de agua y frío, la opción de un bizcocho recien hecho y algo caliente ha sido la elegida por aclamación popular.

El rito es similar a sondear el suministro de huevos, azúcar,  harina,… lavarnos las manos, controlar que estemos con la ropa de estar en casa o en su defecto con algún “amantal” y comenzar a enredar entre si los ingredientes cuidando un par de asuntos. Fundamental subir las claras a punto de nieve y mezclar con el resto sin volver a batir.

El resto varia. A veces el pequeño toma parte moviendo algún instrumento dentro de las yemas con azúcar. En otros casos la mayor se encarga de marear las claras antes de subirlas hasta encontrar esos picos tan característicos del merengue. Suelo quedarme solo en el ultimo momento y siempre para recoger la cocina.

Esto es lo que siempre se suele repetir. Resumiendo; un proceso ritualizado, con algunos hitos importantes marcados a fuego y en el que todos participamos con diferentes roles y complementarios entre si.

Las cantidades e ingredientes varían. No recuerdo nunca una receta.

Es verdad que en el ultimo tiempo repito la del bizcocho portugues. Portugal me atrapó una vez y me gusta escucharlo aunque sea entre las migas de un pastel. Pero siempre me tengo que acercar de nuevo a Mr. Google y buscar de nuevo la receta.

Este reincidir es muy de este invierno. Hasta ahora creo que no había repetido dos veces con el mismo objetivo. En mi cuaderno de pendientes esta dar con la receta perfecta para lograr un pastel similar al que hacia mi amama con las natas de la leche. Lo he intentado dos veces y no lo he conseguido.

Un muy buen amigo me mira como espantado cuando no soy capaz de darle los números exactos de las cantidades e incluso si confieso que no sé si la receta final incorporaba o no aceite, o leche, o… Él repite la misma receta en cada ocasión y confía en que la repetición del mismo proceso, midiendo siempre las mismas cantidades de los mismos ingredientes le ayude a llegar al mejor bizcocho. Pasar de uno “portavelas” (como el llamaba a sus primeros dulces) a otra cosa diferente y más apreciada por sus invitados y familia.

Son dos maneras diferentes de acercarnos a un mismo objetivo. Doy fe de que ambas dan buen resultado. El de Javi cada vez es más rico y en mi casa hace tiempo que el pastel no aguanta más que un envite. Es verdad que yo hago más y además que tengo un indice de “fracasos” mayor. Sobre esto también hemos hablado en alguna ocasión.

Seguiremos experimentando y generando ocasiones suficientes para pasar las tardes de invierno en familia, mejorar en la tecnica y seguir experimentando y pasandolo bien con la incertidumbre que trae la primera vez con una nueva receta.

¡Buen provecho!

On egin!

Esquina de los cuadernos dibujados

Suelo entrar en mi tablero de wordpress para hacer seguimiento de visitas en número y forma. Con menos ¿ansiedad? que al principio pero con más curiosidad. Relajarse suele ser una oportunidad para dejar de mirar lo cuantitativo y socialmente importante, para considerar lo cualitativo, realmente lo que le importa a uno.

A veces es hasta inquietante la información de cuales fueron las palabras que buscaban las personas que acabaron en mi blog. No hay excesivos deslices. Aun no he utilizado ninguna foto de una señoraestupenda para atraer hordas de enamorados ni he insultado a nadie provocando una riada de visitantes avidos de morbo.

Las que más me sorprenden son las que buscan mi nombre, je. Cada dia hay un par de ellas. ¿Serán amigos y amigas buscando mi espacio dónde trasparento más que de cotidiano?, ¿posibles clientes interesados en lo que puedo decir y como lo hago?, ¿antiguos compañeros de colegio que aun no hemos “amigado” en el feisbuk?, ¿enemigos que buscan las partes más fragiles para dar allí cuando tengan oportunidad?,…

Una de las que más me gustó en las ultimas semanas fue “esquina de los cuadernos dibujados”. Dió en el clavo. No sé a que post le llevó. Seguro que a alguno en los que hablo de mi pasión por la ilustración.  Pero es curioso. Siempre me ha gustado dibujar y como no realizo grandes proyectos, me suelo conformar con los margenes para dibujar-me la mayoria de las ocasiones.

Estos dibujos los hacia en los margenes de mis apuntes y cuadernos. Hasta que un profesor en el instituto me hizo repetir mis apuntes. (consigna  e imagen absolutamente imposible hoy en dia) habia copiado al gran Ventura y uno de sus grouchos de grouñidos en el desierto junto a unas columnas de verbos en la asignatura de euskera.

Obedecí y además fue algo que se me metió en el cuerpo como un inquilino “nopintarásentusapuntes”. Desde entonces comencé con una o dos practicas que mantengo hasta hoy.

Siempre he sudado mucho de las manos. Utilizo unos papeles doblados a modo de secantes. Todos estan dibujados de caboarabo. Suelen ser palabras con tipografia diversa (que efecto tuvo aquel muestrario de letraset que robé a mi tio Eloi), algunos garabatos entre cubistas y comiqueros, bocadillos con exclamaciones, a veces ideas dibujadas, imagenes que hablan de como estoy,… Durante algun tiempo guarde los que más me gustaban. Seguro que alguno habrá todavia entre mis papeles… es que tengo muchos papeles.

Otro impacto de no dibujar en los margenes tiene representación en mi manera de escribir. “La hoja en blanco … es el dios mio en papel” dice Oteiza, lo vuelvo a escuchar en este pequeño video. Con una factura más limitada y con una pasión más educada o coartada siento el mismo placer. Yo no escribo solamente, dibujo cuando escribo. Cojo el rotulador desde arriba como fuera un pincel y combino mayusculas con minusculas a mi antojo solo para que el resultado me sea más mio.

Creo que combinar ideas con dibujos pone en contacto a uno mismo con partes de por si más rigidas por falta de grasa. Algo de eso habla el pensamiento lateral, ¿no?

Este sumergirme en la blogosfera me ha puesto en contacto con la idea de “escuela 2.0”. Yo fui creciendo en un sistema escolar bastante 1.0 pero tuve bastante suerte porque me encontre con personas que apostaron por mi. Recuerdo un poco trsite y enfadado la primera reunión que tuve en el colegio de Maren. Fue una reunión caotica dónde nos presentaban unas hojas fotocopiasdefotocopias con letras diferentes, padres y madres haciendo debate sobre si pure o solido,… Fue en una biblioteca y yo encontre un texto del mismo Oteiza que lei durante algunos minutos haciendo de aquel momento algo todavía más surrealista.

Me equivoque. Han sido cuatro años dónde mi pequeña no ha parado de crecer en un contexto dónde le han dado importancia a las cosas significativas. Creo que ese el espiritu de esa escuela 2.0. Hay gente bien cercana que sabe y reflexiona mejor que yo sobre este tema. Yo los leo y rezo porque mis crios sigan encontrandose con personas que se sigan preguntando como llegar mejor a las fuentes y ayudarles a abrir los grifos.

Dirán los profesores/as… algo tendrán que hacer estos también en su casa… Ya sabemos que el hogar2.0 tiene muchas posibilidades. Le daremos otra vuelta a ver que sale.

Un poco de musica que me recomienda mi primo Andoni creo que es una bonita manera de cerrar este post. Elegir a Jorge Oteiza igual le hubiera dado una profundidad que no busco hoy.