#BilborockLab: el Bilborock del futuro

En febrero culminó la primera fase de #BilborockLab, un proceso de participación para escuchar a las personas jóvenes de Bilbao e incorporar nuevas propuestas de usos y actividades en Bilborock.

Una apuesta del Área de Juventud del Ayuntamiento de Bilbao con la colaboración de Peopleing, las personas que dinamizan todos los días el recurso y un grupo de jóvenes, y no tan jóvenes, vinculados a la cultura, el arte, iniciativas digitales,…

De nuevo en este proyecto en equipo con Komunikatik. En cada ocasión en las que trabajamos juntos aprendemos. Esta vez también. Es imposible no hacerlo si la energía se centra en la exploración y la cocreación. Este es un post gemelar. Komunikatik nos cuenta los detalles de Bilborocklab en este post. 

2016-02-13 11.11.20

Yo me voy a permitir compartir algunas de las claves:

  • Construcción de confianza. Los procesos de participación necesitan de una especie de cinturón de seguridad para poder lanzarnos al vértigo de la realidad que no podemos controlar y será resultado de tantas interacciones. Conversar sobre que podemos decidir, sobre que no, agentes a invitar, espacios para ajustar proceso, clarificación de objetivos,… En este proyecto este contrato lo fuimos atando en diferentes reuniones de trabajo con el área de juventud y con diferentes agentes colaboradores.
  • Reforzando a los agentes involucrados. Los proyectos funcionan gracias a las personas. En este proyecto también nos hemos vuelto a encontrar a personas implicadas en su trabajo, profesionales reconocidos por las personas que usan el espacio y con ideas suficientes para seguir construyendo y creciendo hacia el futuro. Nos gusta reforzar esta mirada más apreciativa.
  • Refuerzo de iniciativas jóvenes locales. Cuando comenzamos a diseñar el proceso conectamos con la necesidad de realizar este proceso con los y las jóvenes que ya estaban realizando actividades como las que desde el área de juventud buscaban dieran nueva vida al recurso. Era algo así como enfocar en la brecha por donde ya está asomando el futuro. Quiere ser un proceso congruente y que quiere reforzar la iniciativa existente sabiendo que esta genera los círculos que impulsan lo nuevo.
  • Constitución de un equipo motor. Nos lo imaginamos como un grupo de personas que por un lado tuviera experiencia en las áreas definidas de interés dentro del proyecto, que fueran jóvenes, de disciplinas complementarias e interesadas en colaborar con la propuesta. Les pedimos contraste del proceso, reflexión para realizar un primer acercamiento a las preguntas motor, difusión en sus redes personales para recabar más información y ayuda en la facilitación del último encuentro.
  • Construcción de red. Una vez más el uso de redes sociales ha sido intensivo y cuidadosamente planificado y dinamizado. Escucha de conversaciones en redes en relación a ciertas palabras claves, contacto con estas personas, ampliación de nuestra red a través de algunas conversaciones clave, en muchas ocasiones estos encuentros han ido más allá de lo digital y nos hemos encontrado para contrastar,… Este trabajo ha trascendido en una serie de videos cortos y textos que han contribuido profundizando y expandiendo la reflexión. La visibilización de esta red, mapa de nodos, por medio de una base de datos explotada con “Fusion Tables” de Google creemos que aporta valor añadido.
  • La conexión con el origen. Sobre la construcción de lo nuevo hay muchos abordajes posibles. Hay quien sostiene que para innovar hay que olvidar el pasado. Nosotros sostenemos que es importante volver a conectar con el origen. Así lo hicimos en este proyecto contando con las personas que estuvieron en los primeros pasos del recurso y escuchando sus aprendizajes. Impresionante ver las fotografías de aquella iglesia antes de la obra.
  • Abierto y en construcción. Teníamos un esquema, calendario, hitos, claves,… y además una actitud de escucha y ajuste permanente. Los procesos de participación solo podemos controlarlos en su primer paso. Es clave mantener espacios de pilotaje periódicos dónde ir redefiniendo las propuestas.
  • Prototipado. Todos los procesos los dibujamos en una pequeña “U”. Nos gusta recordar que hay una secuencia que ayuda a que los proyectos en colaboración  funcionen. Pensar juntos, percibir, escuchar otras realidades, dejarlo reposar, ver que va cogiendo forma, definir pequeñas maquetas y poner en marcha lo experimentado. El encuentro del 13 de Febrero terminó con la construcción de diferentes maquetas que proponían el Bilborock del futuro. Fue la manera de aterrizar todo lo conversado, de pasar a la tierra lo que permanecía en las nubes. A veces todavía extraña esta manera de trabajar. Volvió a quedar patente que este “pensar con los dedos” es una muy buena propuesta de trabajo.
  • Proceso y resultado. Este trabajo tuvo muchos productos; huella en redes sociales con el hashtag #bilborocklab, vídeos, imágenes, textos de reflexión y dos informes; uno global y un resumen ejecutivo. Este último se ha devuelto a todas las personas que participaron de los encuentros. Para nosotros un resultado del mismo es el propio proceso. La propuesta ha explorado una manera diferente de colaboración entre el ayuntamiento y la ciudadanía. Creemos que este es un valor de Bilborocklab. Nos gusta este tipo de proyectos porque nos vinculan con nuestra manera de entender sociedad.

En este vídeo creemos que se entiende bien el trabajo realizado. Gracias a los amigos de Twobaskos por la profesionalidad y disponibilidad.

Solo nos queda agradecer la confianza de quienes pensaron que podíamos aportar nuestra mirada y acompañamiento en este reto y a todas y cada una de las personas que habéis respondido a nuestra invitación.

Una especial mención a las personas que conformaron el grupo motor:

Damián Rodríguez y Laura Diez, de Colectivo ANTespacio, asociación cultural sin ánimo de lucro. Jon Urrutia y Alberto de la Hoz, de Ahopeko Kontzertuak, iniciativa que programa conciertos ‘secretos’ en espacios privados de Bilbao. Ana Viñals, doctora en Ocio y Desarrollo Humano. Mikel Calvo, game designer en Pulsar Concept e impulsor de Gaymer.es, una comunidad dedicada a explorar las intersecciones entre los videojuegos y el colectivo LGTB. Xabier del Campo, vinculado al colectivo Sarean, red social y cultural que programa actividades desde el barrio de San Francisco. Izaskun Artegui Alcaide, Socióloga e investigadora especializada en temas de juventud (UPV/EHU)

Eskerrik asko!!

Nos consta que ya está habiendo movimientos. El futuro emerge solo tenemos que estar atentas a reforzar a lo que nos interesa personal/colectivamente y está cogiendo forma.

Un comentario para “#BilborockLab: el Bilborock del futuro”

  1. Gazteek asmatutako etorkizuneko Bilborocka - SPRI

    […] Korapilatzen eta Komunikatik kolektiboek diseinatu eta dinamizatu dute proiektua, elkarrekin konbinatuz parte-hartze presentziala eta digitala, proiektuan inplikatuz auzoko gizarte nahiz kultur eragileak eta sare sozialak erabiliz gazteak erakartzeko eta beren ideiak biltzeko. “Guretzat garrantzitsua da geruza digitalaren eta analogikoaren arteko etengabeko elkarrizketa sustatzea” azaldu du Korapilatzen kolektiboko Asier Gallastegik. Era berean, prozesuan garrantzia eman zaio entzuteari; “ez diegu gazteei galdetu zer egingo luketen, aitzitik entzun egin diegu zertan ari diren jakiteko eta Bilborock espazioak zertan eta nola lagundu diezaiekeen ikusteko”. […]

    Responder

Deja una Respuesta