Centrado, aceptando, con curiosidad, escuchando, reforzando, proponiendo,… cambiando de manera colectiva.

Hace unos días tuvimos la oportunidad de trabajar lento y profundo con la maestra Arawana Hayashi. He desechado la posibilidad de resumir mis aprendizajes. Fue un trabajo que reforzó intuiciones, pasos que ya había descubierto y despertó una sensación de “presencia” que aun permanece en mi cuerpo.

Mucho de lo que he escrito en este blog bebe del campo que continuamos creando en Berriz en estos días, mucho de lo que seguiré escribiendo también.

Arawana volvió a proponernos experimentar con el ejercicio que llama “the village”.  Una invitación a explorar el espacio, movimientos personales y la interacción con otras personas construyendo realidades que se desvanecen para dar paso a otras. Hay una breve explicación en su web.

Propone esta actividad de manera repetida como una manera de seguir descendiendo en el tramo izquierdo de la “U” camino a una mayor apertura y presencia. El video que comparto con vosotros explica en palabras de la propia Hayashi el modelo y su profundidad. (No olvides activar los subtítulos si tienes dificultades con el idioma)

Para interactuar en este ejercicio nos invita a estar 100% en nosotros y 100% en el campo, en lo que estamos construyendo en ese momento. Centrados en nosotros y lo que percibimos con una mirada que no enfoca para poder percibir de manera más amplia las personas, los movimientos, las formas, los patrones,…

Comparto mi experiencia porque se convierte para mi en una imagen con mucha fuerza. Da forma a mi manera de entender mi lugar en relación a los equipos, redes y organizaciones. A como desarrollo hoy mi proyecto profesional. Y las fuerzas que hacen fluir una realidad hacia otra.

La primera energía en acción es la de aceptar lo que esta ocurriendo. A uno le entran ganas a veces de ordenar, que haya formas con sentido, que nos movamos más ligeros, animo compartido de jugar,…  pero lo que pueda ocurrir de manera colectiva no está solo en mis manos. Lo que allí ocurre es producto de la interacción. Me gustaría enderezar cuadros pero solo me queda escuchar los ladridos. Lo que está tiene sentido, tiene una función en el sistema y yo lo respeto.

Estoy atento a mis primeros movimientos, a lo que quiero experimentar, a mis intuiciones, necesidades, … y además a mi alrededor, a las iniciativas que se parecen a algo que te hace vibrar, que va a favor de eso que sientes. No es exactamente lo que quieres que ocurra, es lo que crees que pudiera ser bueno para ti y para los demás. Propongo y estoy atento a si me siguen o no. Continuo y veo si esto que creamos responde a lo que nos gustaría construir.

Mi energía es la de la curiosidad. Una curiosidad respetuosa con lo que ocurre y también con lo que quiero proponer.

Hablamos mucho sobre el respeto y la actitud de escucha que hace que los movimientos surjan. Desde este lugar conecto también con mi responsabilidad para que las cosas ocurran. No como producto de una planificación estudiada. Más como el fruto de un estar presente y abiertos a lo que va surgiendo a nuestro alrededor. Sin saber que va a ocurrir, probando, conectados con nosotros, nuestras necesidades, las de los demás, las de los sistemas que creamos, abriendo puertas, mostrándome, observando, sintiendo,…

Centrado, presente, conectado conmigo y con lo que percibo alrededor, explorando los movimientos que existen y los que puedo provocar yo, atento a los impactos de lo que vamos construyendo, y fluyendo con el cambio.

10 Responses to Centrado, aceptando, con curiosidad, escuchando, reforzando, proponiendo,… cambiando de manera colectiva.

  1. Graciaaaaaaaaaaaaaaas, Asier!!!!

  2. avatar Inés Bergaretxe

    Me interpela; me remueve; me motiva…Sabes llegar, Asier!!!
    Gracias por comapartir!!!!

  3. Me ha encantado el post!

    Será también porque yo ando descentrada, sin curiosidad, algo sorda, sin fuerzas, sin ganas de proponer…

    Tranquilos es una etapa ;)

    Muy energizante tu post y con muchas pistas.
    Gracias! Un abrazo Asier

    • :D Así somos… y muy parecidos. Lo decía una de las personas del taller de Huelva. A mi la imagen me hace sentido y me da fuerza. Esta manera de estar conectado requiere lentitud y no siempre es posible. Esta es una de las luces del movimiento en estos dias. Ya te iré contando. Un besazo

  4. Casi, casi coincido con Paz, también descentrada y algo sorda pero con la curiosidad (espero que respetuosa y transgresora a la vez) a tope. Dejando que las referencias se renueven en medio de la nebulosa

    “Sin saber que va a ocurrir, probando, conectados con nosotros, nuestras necesidades, las de los demás, las de los sistemas que creamos, abriendo puertas, mostrándome, observando, sintiendo…” :)

  5. Bonito lo que has escrito, compañero. Yo reconozco que, a veces, con lo que más disfruto es con la distancia. Nos vemos.

    • Es que es un buen lugar. Yo también disfruto. Da una lucidez importante y agradable. Me gusta retirarme a los lugares dónde no hace falta hablar ni convencer. Creo que es una información interesante, a mi me ayuda. Genera nuevos retos, en estas estamos. Abrazo Julen

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>